Instituto ISAF

Músculo esquelético y Fibras Musculares. Guía de Anatomía Funcional

Conocer el funcionamiento y composición del músculo esquelético es muy importante para cualquier entrenador físico.

Saber cuáles son las características de los músculos es vital para crear programas de entrenamiento más eficientes y funcionales. 

Desde el Instituto de Formación Deportiva de Alto Rendimiento ISAF, queremos que conozcas todo lo relacionado con este tipo de tejido muscular para que profundices un poco más en el funcionamiento de nuestro cuerpo y puedas convertirte en el profesional deportivo que siempre has querido ser.

Tipos de tejido muscular

Empecemos por el principio, analizando una de las características del sistema muscular. 

Antes de nada has de tener en cuenta que el músculo esquelético no es el único tipo de tejido muscular que existe en nuestro cuerpo. 

Tenemos exactamente tres.

Tejidos lisos

También llamados músculos involuntarios, que no son regulados por nuestro nivel de control consciente como por ejemplo el endotelio de los vasos sanguíneos, y de revestimiento interno de órganos.

Mediante sus acciones de contracción-relajación alternadas, regulan y distribuyen el flujo sanguíneo, así como, por ejemplo, logran movilizar bolos alimenticios en el tracto digestivo, o hacen fluir y emitir orina en la vía urinaria.

Tejido cardíaco

Músculo especializado del corazón (miocardio), con similitudes estructurales a los músculos esqueléticos.

Al igual que los músculos lisos, es de funcionamiento involuntario, ya que tiene un funcionamiento autonómico, y está regulado por el sistema nervioso y el sistema endocrino.

Tejido esquelético

El tejido muscular esquelético está formado por músculos de acción voluntaria, regulados y controlados por el sistema   nervioso central. 

A través del mecanismo motoneurona-placa motora mueven la estructura esquelética, generando todos los movimientos del cuerpo.

Funciones del tejido muscular

La principal característica del tejido muscular es la de permitir la locomoción y el movimiento del cuerpo humano. Como hemos visto, esto incluye todo tipo de movimientos tanto voluntarios como involuntarios. De este modo, el tejido muscular afecta también a la digestión, reproducción, excreción etc.

Otras funciones son:

  • Generar calor a través de la termogénesis.
  • Mantener las posiciones corporales. En este sentido, el tejido muscular nos permite estar sentados o estar de pie de manera firme y estable. 

¿Qué es el músculo esquelético y cuál es su función?

El músculo esquelético es el protagonista principal que genera el movimiento humano, por eso es de vital importancia durante el ejercicio, el entrenamiento y las actividades deportivas. Esto es debido a que, en sus estructuras miofibrilares internas, es dónde se produce la verdadera “batalla” entre la adaptación y la fatiga.

Para entender las funciones del músculo esquelético debemos saber cómo funciona

El sistema muscular esquelético está regulado por el sistema nervioso central y autónomo, e interactúa con importantes sistemas y órganos como la estructura esquelética, el sistema cardio-respiratorio, el sistema digestivo, el sistema endocrino, el hígado, el riñón, entre otros.

Pero, son las células musculares, las que “sufren” los impactos de las cargas de esfuerzo, que modifican las estructuras morfológicas y funcionales más importantes que impactan sobre la salud, la aptitud y el rendimiento deportivo.

Ahora que ya sabes cuál es la función del músculo esquelético vamos a ver cómo está formado.

Estructura anatómica del músculo esquelético

A modo de resumen, es importante describir las estructuras anatómicas que contienen al músculo esquelético:

  • Epimisio; alrededor del vientre muscular.
  • Perimisio; rodeando a los fascículos musculares.
  • Endomisio; revistiendo a las fibras musculares, que a su vez, están integradas por estructuras miofibrilares.

También destacar el papel del sistema tubular y del retículo sarcoplásmico, responsable de la liberación y recaptación del ion Calcio, decisivo electrolito, cofactor de los mecanismos de acoplamiento de los componentes de la unidad de contracción sarcomérica. Vamos a verlo más en profundidad. 

Composición del músculo equelético

El músculo esquelético está compuesto por muchas fibras musculares y también por todo un tejido conectivo que rodea a estas fibras y al músculo en sí. 

fibras musculares

Fibras musculares

Debido a las características de las fibras musculares, su función es muy importante, para el ejercicio y los deportes.

Hay diferentes tipos de  fibras musculares:

  • Fibras ST (Slow- Twitch Fibers, Tipo I, Lentas, rojas, u oxidativas):

Son ricas en enzimas aeróbicas y en la cantidad de mitocondrias, así como en el tamaño de estas. También tienen grandes depósitos de glucógeno y mucha mioglobina.

  • Fibras FT IIA (Fast- Twitch Fibers, Tipo II a, Rápidas, Blancas, Semi-Oxidativas).

Aunque presenta ambos metabolismos energéticos, predomina el aeróbico.

  • Fibras FT IIB (Fast- Twitch Fibers, Tipo II b, Rápidas Glucolíticas NO Oxidativas).

Al contrario que en las de tipo A, éstas tienen un cantidad de enzimas que degradan la glucosa mediante la vía anaeróbica. Y en cambio, presentan una actividad aeróbica mucho menor.

Plasmalema

También se la conoce como membrana plasmática, membrana celular o citoplasmática. Se trata de una capa de lípidos que cubre las células.

Su característica principal es la permeabilidad selectiva lo que le permite la capacidad de dejar pasar o no a las moléculas hacia las células. Esto quiere decir que controla el paso de sustancias como el agua o los nutrientes hacia el organismo. 

A nivel muscular, la plasmalema es muy relevante porque permite el crecimiento y el desarrollo del músculo esquelético. Esto le da una importancia vital a la hora de tratar recuperaciones de lesiones. 

Sarcoplasma

El sarcoplasma es el citoplasma de una fibra muscular. Está formado principalmente por miofibrillas que son las responsables de la contracción del músculo.

Retículo sarcoplásmico

Está formado por un conjunto de membranas simples que rodean cada miofibrilla. Su función es la de almacenar el calcio de la célula, un elemento muy importante para la correcta contracción del músculo.

Miofibrillas

Las miofibrillas son las responsables de la contracción y la elasticidad del tejido muscular. Esto es lo que permite al músculo hacer los movimientos correctamente. De ahí su importancia. 

Las miofibrillas están formadas por diferentes elementos, igual de vitales para que el músculo pueda realizar su función.

Sarcómero

El sarcómero o sarcómera es la unidad funcional básica del músculo estriado, lo que significa que todos los componentes necesarios para que el músculo se contraiga los encontramos en cada sarcómero.

Los sarcómeros permiten que el músculo haga grandes contracciones al contraerse al mismo tiempo. Un ejercicio de coordinación sin el que no se podrían llevar a cabo funciones básicas para el ser humano.

Cada sarcómero está formado por miofilamentos que es un conjunto de haces gruesos y delgados involucrados en la contracción del músculo.

Los filamentos gruesos están formados por miosina, mientras que los filamentos finos o delgados están compuestos de actina. 

Cuando la actina y la miosina interactúan entre sí se produce el acortamiento del músculo lo que permite la contracción muscular. 

Como ves, conocer el músculo esquelético es realmente importante para hacer unas sesiones de entrenamiento completas y personalizadas a cada deportista en caso de lesiones.

Si quieres convertirte en un preparador físico profesional, no te pierdas nuestros cursos deportivos en Instituto ISAF. Pídenos información y te ayudaremos a elegir la mejor formación online o presencial. 

Deja tu comentario

Estirar o no estirar, esa es la cuestión
Cursos Deportivos Entrenamiento Personal