Instituto ISAF

Importancia de seguir una tabla de entrenamiento para lograr tus objetivos

¿De verdad es necesario hablar de lo básica, importante e indispensable que es una tabla de entrenamiento para lograr objetivos? De verdad.

¿Por qué es necesario tener una tabla de entrenamiento?

Esa es una de las preguntas que junto con “¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos? y ¿Quiénes somos? “ más se pregunta la humanidad desde que el primer momento en el que fue capaz de empezar a hacerse preguntas.

Parece mentira pero, de verdad, aún hay muchas, muchas personas que se inician en la práctica deportiva pensando que seguir una tabla de entrenamiento es un concepto tan anticuado como los sombreros de copa, los pañuelos de encaje en las mangas de los vestidos largos de las señoras o los caballitos balancines de madera de los niños.

Y, claro, están completamente equivocados pero defienden su postura a capa y espada –y eso sí que es hacer cosas a la antigua- con un argumento que muchas personas consideran invencible a la hora de empezar a acudir al gimnasio: el aburrimiento. Craso error, por supuesto.

Precisamente una tabla de entrenamiento es un antídoto contra el aburrimiento y un aliado de la motivación.

Hablemos más de ello.

La tabla de ejercicios debe empezar fuera del entrenamiento propiamente dicho y no, no es un juego de palabras pero quédate con el concepto “juego” que te va a venir muy bien.

Ese capítulo de iniciación, el que podríamos llamar “capítulo piloto” de una serie de entrenamiento deportivo, empieza cuando se planifica una actividad deportiva desde el sentido común para alcanzar el objetivo que se persigue. Una planificación que será más eficaz y efectiva si la desarrolla un profesional de la materia. Puro sentido común.

Ese profesional te va a mostrar la lista de posibilidades, de rutinas, de aparatos, de circuitos, de descansos, de calendarios…de herramientas, al fin y al cabo, que te ayudarán a alcanzar la meta. Porque, vamos a ver, lo lógico es que el diseño de un entrenamiento sirva para incentivar y motivar, y no para poner zancadillas ni obstáculos en el camino.

En ese sentido tu tabla de entrenamiento -ojo al dato, la que toque en cada momento, ya que aquí no vale eso de “tabla de entrenamiento no hay más que una”. Más bien va a estar diseñada de forma flexible y adaptable, porque cuando hayas cumplido un periodo de entrenamiento, ni tú ni tu cuerpo seréis los mismos, por lo tanto, vuestras necesidades tampoco. Benditas consecuencias que te siguen llevando por el camino que conduce a alcanzar tu objetivo.

Porque una tabla de entrenamiento es una guía, y si está elaborada por un profesional, un apoyo garantizado, ya que estará hecha a la medida de tus capacidades, aptitudes y te ofrecerá un horizonte en el que la duda no existe porque los pequeños retos están marcados y vas a ir superándolos sin riesgos, que esa es otra.

Una tabla de entrenamiento es un seguro ante el riesgo, y el riesgo en entrenamiento deportivo tiene muchas caras. La tabla de entrenamiento ayuda a desenmascararlas.

Cuando se diseña el contenido de una tabla de entrenamiento, no solo se tienen en cuenta los objetivos, las metas, los deseos de la persona, si fuera así, sería un sin sentido, una pérdida de tiempo. Los sueños están muy bien pero sin un buen material con el que llevarlos a cabo y una disciplina para sacar partido a ese material, los objetivos se desvanecen sin dejar rastro.

Cuando se diseña una tabla de entrenamiento, se valoran las características personales del deportista, su condición física; sus aptitudes y debilidades; su estabilidad emocional; su dieta y… a partir de ahí, cualquier detalle que pueda ayudar a ajustar mejor su ritmo de entrenamiento.

¿Qué se consigue? Pues algo tan básico como conocer de forma realista si los objetivos y la persona que los ansía están en la misma frecuencia, si va a ser necesario más o menos tiempo de recorrido hasta alcanzarlos y el nivel de complicación y dificultad que se va a encontrar en el camino.

Haciendo este seguimiento, queda desenmascarado uno de los riesgos más grandes que existe a la hora de llevar a cabo un entrenamiento: el abandono por falta de motivación o lesión.

Una tabla de entrenamiento es a un mismo tiempo compañera y directriz de una sesión deportiva, guía y gestora del tiempo y del desarrollo progresivo de la persona. Su contenido fomenta el apoyo y estímulo que el deportista precisa cuando, por lo que sea, llega la temida flojera, el bajón de “esto no lo voy a conseguir” o, sencillamente, el cansancio.

La tabla de entrenamiento diseñada profesionalmente, se transforma y ofrece nuevas alternativas de ejercicio seguras y eficientes que impulsan al deportista hacia su reto de ser mejor en la disciplina elegida y conseguirlo.

¿Te parece suficientemente importante?

Deja tu comentario

Estirar o no estirar, esa es la cuestión
Cursos Deportivos Entrenamiento Personal