Instituto ISAF

¿Qué es la dietoterapia? Aprende lo necesario para ser especialista en nutrición y dietética deportiva

La dietoterapia es el tratamiento de enfermedades a través de la nutrición.

Ese es el titular. Situémonos.

La dietoterapia es una disciplina enfocada al tratamiento de diversas enfermedades desde el ámbito de la alimentación. Sí, estamos pensando lo mismo: es difícil encontrar una enfermedad en la que la nutrición no esté implicada, por eso se trata de una disciplina muy valorada que requiere un grado de conocimiento sobresaliente y en la que una buena formación marca la diferencia entre ser un buen profesional o no.

Ser especialista en dietoterapia exige un profundo conocimiento de la ciencia de la

nutrición y una gran capacidad para transmitirlo. Se trata de una ciencia transversal que puede incidir en diferentes procesos físicos y, de forma especial, contribuir a revertir patologías concretas.

La dietoterapia es más parecida a un traje a medida que a una prenda estándar, es más, podríamos asegurar que la única forma de convertirse en un buen especialista en dietoterapia es, siguiendo con el símil, abrir una sastrería exquisita en la que cada cliente sea tratado de forma absolutamente personalizada pero sin perder de vista que las buenas materias primas, las buenas calidades, son válidas para casi todos.

¿Qué necesitas entonces para convertirte en un buen especialista en dietoterapia, en un especialista en nutrición y composición corporal?

Sin lugar a dudas, la primera respuesta que acude a nuestra mente es: una buena

formación, es más, necesitarás la mejor, porque en el mundo como el que tenemos alrededor en el que la preocupación por los hábitos saludables es cada día mayor, las autopistas de la información vuelcan noticias de todo tipo a través de Internet – y sí, estamos hablando de las “fake news”-, una situación que provoca mucha confusión y que por ello, precisa de auténticos profesionales realmente formados en el ámbito de la nutrición.

Todos tenemos ideas sobre las bondades de ésta o aquella dieta; consejos ancestrales siguen formando parte de nuestro imaginario nutricional; opiniones de personajes famosos que nos merecen cierta confianza -casi siempre por la admiración que les profesamos- se convierten en abanderados de la nutrición saludable promocionando ciertos productos. ¡Así está el patio!

¿Hace o no hace falta que profesionales bien formados devuelvan a la nutrición el papel que le corresponde en nuestra vida y para nuestra salud?

Hace, hace falta y mucha. Sin duda.

Para ser un buen profesional de la nutrición, lo primero que tienes que tener claro es que vas a prepararte para entrar en un mundo científico, es decir, de verdades contrastadas. No es lícito, por muy buen resultado que le haya podido dar a cualquiera, poner sobre la mesa como recomendación, dietas o procedimientos cuya eficacia no se ha demostrado, cuya seguridad, para la integridad del paciente, no esté asegurada. Seamos serios y busquemos un curso deportivo serio.

Insisto, vas a ingresar en el estudio de una materia científica, aunque lo que descubras, a medida que adquieras mayor conocimiento, te parezca magia por su capacidad para mejorar la salud y el desarrollo físico y personal de cada uno de nosotros.

La dietoterapia es una disciplina que se adentra en el mundo de la nutrición desvelando los nutrientes, sus interacciones con nuestro cuerpo y las que puedan establecer entre ellos.

A través de un profundo conocimiento de la nutrición,- al que solo podrás acceder si te formas con los mejores en un sector en el que la competitividad se ha convertido en endémica y la falta de escrúpulos a la hora de ofrecer formación, desgraciadamente, se ha extendido como la pólvora-, retomamos, es a través de un profundo conocimiento de la nutrición como se adquieren los recursos necesarios para ingresar en el universo de la dietoterapia en el que las dietas personalizadas y los nutrientes combinados adecuadamente, tienen la capacidad de mejorar notablemente nuestra salud.

Porque no existe la dieta ideal, ya que cada uno de nuestros organismos siendo igual, es diferente. Tenemos una forma distinta de absorber los nutrientes que ingerimos, y a partir de ahí podemos tener exceso o carencia de nutrientes y podemos complementar nuestra dieta con suplementos o complementos alimenticios que nos ayuden a nivelar nuestro organismo y sus funciones y, es más, tenemos la posibilidad de diseñar nuestra propia dieta ergogénica que es personal e intransferible.

Y todo esto es así aunque hagamos una dieta idéntica a la de nuestro compañero de

trabajo, nuestra amiga o nuestro hermano, a cada uno le irá de diferente manera, por eso es fundamental la figura de un especialista en dietoterapia.

Por otro lado, si otra área que te interesa es la nutrición para el deporte, puede ser una buena opción combinar una formación en dietoterapia con otra en nutrición deportiva, ya que ambas tienen una fuerte demanda de buenos profesionales y en algunos casos pueden actuar de una forma sinérgica)

La misma formación te abre puertas en varios campos. Adaptar nuestra alimentación de forma particular es un reto, cada persona tiene su propio metabolismo, su propia composición corporal, sus propias necesidades y objetivos, somos singulares y, sin embargo, todas y cada una de las dietas tienen el factor común de que han de ser completas, que nos hagan sentir bien, que nos mantengan saludables…se trata de una gran responsabilidad ¿no te parece?

Pero eso para ti no es ningún problema. Es justo lo que buscas. Has elegido formarte en dietoterapia porque te ha seducido la capacidad de esta materia para hacer que los demás se sientan mejor llevando a cabo una serie de cambios en su dieta.

Has descubierto que enfermedades relacionadas con la alimentación que, a día de hoy, abarrotan las consultas médicas, pueden ser tratadas también desde la dietoterapia, quizá de forma absoluta, quizá como coadyuvante en un tratamiento más complejo.

La dietoterapia ha llegado para quedarse, y necesita profesionales formados que sepan utilizarla, que manejen con soltura los conocimientos adquiridos, entre los que se encontrará la empatía y la ética.

Sí, yo también creo que, probablemente, estamos hablando de ti.

 

Estirar o no estirar, esa es la cuestión
Cursos Deportivos Entrenamiento Personal